Artículos
10/11/2005
La vida nos está probando

Fragmentos de la conferencia ofrecida en el Congreso Nacional de Gestalt realizado en la ciudad de Córdoba el 9 y 10 de septiembre del 2005

El que no es prisionero de su autodefinición ni prisionero de su autonegación es libre el que conoce la libertad nace a si mismo como un niño nace al mundo como nace un niño, hace de su v vida una expedición a la zonas inexplorada del ser que se encuentran entre la serenidad y el don de la inventiva.

 

Peter Sloterdij

En su libro Pedro de Casso nos cuenta que en la celebración de sus setenta y cinco años, en el Hotel Miyako de San Francisco, Fritz le dijo a la gente que estaba allí, que durante duchos años la pregunta acerca de si era él o el método lo que funcionaba le había preocupado. "Pero ahora, viendo los numerosos institutos gestálticos que habían brotado en todo el país, y viendo a las personas a las que él había formado y que se habían convertido en terapeutas Gestáltico, él sentía que podía decir que había algo que podría ser enseñado a otras personas. Esto no significaba que bastaba con aprender algunas reglas y técnicas, sino que había "algo" que podía transmitirse y que no era sólo un asunto de su magia personal".

Esto ocurrió en 1968, hace más de 35 años... mucho se ha escrito.... También lo he escuchado y a mi misma me interesa sostener que ese "algo" que puede ser enseñado y trasmitido depende del grado de autenticidad y presencia del terapeuta.

Todos los aquí presentes sabemos que encontrar nuestra presencia como terapeuta implica el encuentro con una actitud hecha de numerosas articulaciones: ubicarnos en nuestro cuerpo ... entrar en sintonía con nuestra propia respiración, su ritmo y movimiento ... Encontrar la sabiduría de lidiar con nuestras emociones ... estar lo suficientemente cerca de la evocación de un momento de profunda relajación o meditación; respetar el impulso de hablar o actuar ... aprender el arte de escuchar, evitando juicios, criticas y un diagnóstico; oír el ser en lugar de las palabras y observar cuándo estamos siendo tocados; saber descansar en las pausas, disfrutando en la claridad que nos visita en esos privilegiados momentos, no buscar soluciones ni consejos apropiándonos de la responsabilidad de otro acerca de su propia vida .... Es por todo esto que nos resulta evidente reconocer, para todos los aquí presentes, que encontrar nuestra presencia en el acto de la terapia implica una enorme y difícil tarea para aquel que esta en la posición de terapeuta.... una tarea hecha de renuncia, paciencia y compasión.

Y ¿Quién es un terapeuta? Aquel que puede estar presente cuidando como un guardián, para que nada vaya mal, el todo de la experiencia, creando un ambiente de amorosidad creciente, aquel que sabe mucho de muchas cosas y a su vez, por haber adquirido suficiente confianza, logra ubicarse con modestia, compartiendo sus experiencias y aprendizajes, dejando todo lo conocido a un lado, cuando llega el momento de actuar, desapegándose de todas sus informaciones como para sentirse libre y disponible.... Bueno... no es una tarea sencilla.... aun así los gestaltistas somos atraídos por ella como el mosquito hacia la luz.

El terapeuta es alguien que de muchos modos logra comunicar "cuando escucho tus problemas también los escucho los míos, y cuando te hablo también lo estoy escuchando.", de este modo se integra a su tarea y se libera de sus conocimientos innecesarios.

Una gestalt hecha de integración - liberación.

Mi punto de mirar es que como terapeuta Gestáltica no es que todo los días aprendo una técnica nueva sino que en mi trabajo con la gente acumulo suficiente conciencia inmediata como para saber que... "voy siendo yo misma al integrarme a lo que hago en un proceso constante". Con este modo natural puedo participar en un campo experiencias en que las condiciones de flexibilidad y conexión se liberan.

Una gestalt hecha de flexibilidad - conexión.

Estas condiciones son las mas propicias para ir abriendo la creatividad indispensable para sintonizarnos con cada acontecer.

En concordancia con la cualidad de la conciencia de ser flexibles creamos una familiaridad y una confianza incondicional de que uno es si mismo... no dudamos que lo que es y así recreamos un templo dentro de la conciencia, sin exclusiones, dejando de lado juicios anticipados, afinando con movimiento y el sonido del "río que nunca para".

Con flexibilidad y conexión vamos hacia un centro cuya matriz es la inclusión, y a través de la sensibilidad y la perceptibilidad, logramos ver desde dos perspectivas diferentes y aun así darnos cuenta desde el corazón que se trata de un solo fenómeno.

Considero que Osho es el máximo profesor de psicoterapia de este tiempo, haciendo el único y gran trabajo de integración, desde una flexibilidad y conexión imposible de imitar. El nos dice que toda acción terapéutica se basa en un principio al que le da el nombre de círculo virtuoso.... Podemos acercarnos a esta idea si logramos comprender que "conociendo a otro podes conocerte a vos mismo y a su ves, cuanto mas profundizas en vos mismo mas profundizas en el corazón de otro y cuanto mas te permite el otro conocerlo mas te conoces a vos mismo"

Para lleva adelante una acción terapéutica necesitamos mucho potencial.... un potencial que depende de la intensidad o grado de profundidad a la que podemos llegar ... Ser amorosos o centrados como terapeutas seguramente es muy bueno pero si esto cubre una huida de nuestros propios puntos ciegos solo nos dará un contacto superficial ya que solo podremos obtener energía suficiente para conectar con nuestra solidez y autoridad personal si no escapamos de nosotros mismos y esta es la experiencia que compartimos.

Entonces.... recordar con aprecio las vicisitudes del camino abierto que nos ofrece la practica de este "circulo virtuoso" que nos dice que "conociendo a otro podes conocerte mas a vos mismo y a su ves cuando mas profundizas en vos mismo mas profundizas en el corazón de otro y cuanto mas te permite el otro conocerlo mas te conoces a vos mismo".... recordando y practicando obtenemos el suficiente potencial para que ese algo que podemos trasmitir, y que va mas allá del uso adecuado de un método o de la habilidad en el control de las variables de una técnica... pueda ser trasmitido...

Para mantenernos enraizados en nuestra posición de terapeutas resulta importante amar a la gente como es y no como debería ser... entonces resulta muy valioso recordar el desagarro de la mente y sus mecanismos, reconocer el "deseo" tanto del terapeuta como del paciente, la función de los ideales y las creencias, la anatomía del dolor psicológico, la alquimia transformadora de la aceptación y las etapas del crecimiento interior.

Todos cargamos con roturas en el corazón... todos tenemos que compaginarnos en relación a nuestros sufrimiento por no ser lo que nuestros padres o lideres de todo tipo esperaban de nosotros.

Es útil no olvidar que desde el momento en que nos ponemos en el lugar del ayudador una parte del otro se resiste, aun cuando no sea nuestra intención herir a nadie sino ocupar nuestro lugar profesional lo mejor posible, debemos recordar que toda la educación recibida y el imaginario social van en la dirección de llevar adelante un nuevo viaje en el mapa de nuestra personalidad.

Y esto en lugar de acercarnos a nosotros mismos nos aleja ya que los caminos a los que somos impulsados por las fuerzas de las demandas del mundo terminan en las imágenes falsas de ser un posible salvador o un maestro como compensación de nuestras propias inseguridades.

En el momento en que el terapeuta cae en el nivel de creerse un salvador o un maestro comienza a alimentarse de las debilidades del otro, es así como se pierde el sentido de la ayuda y en lugar de contribuir a la salud... de un modo u otro nos enfermamos, como una consecuencia natural que una vez y otra vez nos recuerda el dinamismo inmutable de la dialéctica de opuestos.

Muchas veces me pregunto de donde sale mi deseo de ayudar. Es una pregunta que me resulta muy útil, cuando la hago desde el corazón, desde mi silencio.... cuando logro escucharme a mi misma casi siempre sucede que puedo seguir ofreciendo ayuda desde un lugar diferente. Vuelvo a actualizar mi lugar de terapeuta desvitalizando otra vez y otra vez y otra vez un concepto.

Los invito a que se hagan esta pregunta ¿de donde sale mi deseo de ayudar?...¿qué significa ayudar? Como un mantra que cae en la conciencia e invita simplemente a ser escuchado no a buscar una explicación.

El terapeuta desarrolla un amor lucido y conciente por si mismo, su tarea y la gente.

Esto también. Implica que el terapeuta encuentra y reencuentra su presencia, su presente y con el su conciencia.

Y desde ahí apoya la presencia del paciente, sus sensaciones y lenguaje corporal, su tiempo presente: ¿Qué esta ocurriendo ahora? ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Dónde en tu cuerpo?. El paciente ¿es conciente de sus patrones? ¿Hay un si o un no a ciertos aspectos y la energía que ellos traen, esta apegado a ciertos aspectos y rechaza otros, esta identificado valorando ciertos aspectos y piensa... así soy yo... ¿que gana siendo de determinada manera que perdería renunciando?... a que grado de madurez ha llagado su responsabilidad, cree que otros son los culpables de lo que le pasa y responsable de sus sentimientos? ....

Enfocando en lo concreto y yendo al detalle una sutileza comienza a desplegarse y las presencias dan lugar a una atmósfera especial donde nadie esta tratando de imponer nada a nadie.

El historiador Arnold Toynbee estudio 21 civilizaciones y publico un tratado llamado El estudio de la Historia, aportando así al conocimiento universal, con un trabajo de incuestionable rigor en la investigación. Allí podemos ver que una cultura en decadencia llega a su fin cuando pierde su capacidad de innovación. La buena noticia que Toynbee comparte con sus lectores es que este colapso puede evitarse. Nos muestra que dado su carácter orgánico toda civilización puede recuperar su poder creativo y considera que la reconexión con el carácter universal de las religiones hace posible la continuidad espiritual de una civilización.

Aquí podemos ver las similitudes del planteo de Toynbee con la de todos los maestros que desde el siglo pasado vitalizan su visión incluyendo todas aquellas enseñanzas que reconectan con el espíritu universal y reconocer con un aprecio especial todas las danzas, todos los cantos, todos los conocimientos evolutivos, todas las practicas que pueden alimentar nuestro experimentador, que no son solo entretenimientos sino hilos invisibles que pueden llevarnos a la reconexión, religarnos y recrearnos. De esta manera nos encontramos con formas estructuradas cargadas de energía y nutrimos creando una gestalt hecha a nuestra propia manera.

Una gestalt hecha de hecha de estructura y energía.

Perls en Dentro y Fuera del tarro de la basura nos dice:"Esalen está nuevamente en crisis. Ya hemos superado los problemas económicos, pero hay algo más fundamental en juego. Esalen se ha convertido en el símbolo de la revolución humanístico-existencial, tanto dentro como fuera de Estados Unidos. Ha llegado a ser el lugar donde se buscan y promueven nuevos métodos para lograr salud, crecimiento y el desarrollo del potencial humano.

Michel Murphy, demasiado empeñado en darle a todos una oportunidad para "hacer lo suyo", y también en parte debido a la necesidad de salvarnos de la bancarrota, no ha tenido suficiente criterio como para arrancar las malezas, o al menos evitar que éstas sofoquen a las flores. Esta en juego la misión histórica de Esalen. Jóvenes con escasa preparación hacen de coordinadores de grupos...

Si la gente de clase media estadounidense descubre que aún le es posible estar viva nuevamente, entonces esto vale la pena. Vale la pena si vienen acá a aprender que hay más vida que el producir bienes y cuidar cosas. Estamos comenzando a descubrir medios efectivos de crecimiento que producen cambios en las personas. ¿Se ahogará todo esto por el rebote de la ola que genera el estar de moda? ¿Sobrevivirá la gente sincera y verdadera, o serán los impostores quienes finalmente se harán cargo de todo?.

Cuando vemos a todos los Michel Murphy que andan por allí o conocemos el trabajo de Gordon Wheler, actual presidente de Esalen, acerca del individualismo y su cura, podemos decir que valió la pena.

De todos modos podemos ver como, a pesar de las diferencias regionales, una y otra vez debemos encontrar soluciones renovadas a temas similares, entonces es un síntoma de confianza en el Enfoque continuar preguntándonos ¿como podemos hacer para fortalecer nuestro camino de integración, de una manera organísmica y autorregulada?.... en relación a tanta gente que, desde intereses tan genuinos como diferentes, se siente atraída por nuestra orientación

Mi respuesta ante esa pregunta es trabajar en la dirección de intentar transmitir aquello intransferible: la expresión de nuestra presencia y la atmósfera de amor que de allí surge. De este modo todos podremos ir más allá de la técnica, diseccionándonos a una gestalt que reúna estructura y energía.

Creo que esta región esta en condiciones optimas para realizar esta tarea de integración. Por un lado, esta tierra conoce los modos de la conciencia tribal, las organizaciones comunitarias constituyeron la identidad de las diferentes formas de vinculación entre las personas. Las prácticas espirituales, y la noción de familia extendida pertenecen a la memoria natural del entorno donde estamos ubicados ahora mismo. Y por otra parte, en relación específica con Argentina, las practicas terapéuticas y el anhelo de ayuda es sabido que toma por aquí mas personas que en cualquier otro lugar de la tierra... esto me anima a pensar que estamos en condiciones privilegiadas de encontrar modos de que la Gestalt tenga un futuro en tiempos de decadencia.

Esto va a depender de nuestra claridad para comprender fundamentalmente dos cosas: por un lado la necesidad de que los terapeutas desarrollemos una cualidad mental especial basada en una amorosidad unida a cierta presencia, esto da lugar a un "amabilidad amorosa", pulida de vehemencia emocional y la otra es que aunque sepamos que el pasado no tiene futuro, aun así lentamente tendremos que encarar con sabiduría que sin memoria no tenemos conciencia, y sin conciencia no tenemos humanidad.

Nuestra tarea como gestaltistas sigue siendo evitar confundir la memoria de los hechos de la carga emocional que arrastramos del pasado. En ese sentido nos resulta innegable la evidencia de que estamos marcados no solo por los hechos de nuestra historia personal y familiar sino también por los hechos que suceden comunitariamente a nivel nacional e internacional. Como podemos verlo en el trabajo de Bert Helinger, como me lo mostró el maestro sufi Sheik Nazzin, o como lo viene indicando hace mucho... mucho... los grupos de tradición chamánicos tanto del este como del oeste, del norte como del sur.

Es así como nos encontramos con la difícil tarea de tomar estos desarrollos y estas informaciones dándoles un carácter de investigación y a su vez madurar nuestra conciencia alerta para no caer en el nivel causalista y mecanicista del que ya hemos salido, resistiendo la tendencia mental de resolver todos los asuntos creyendo haber encontrado la causa de todos nuestros males.

Con la ayuda de estos reparos resulta tonto negar los logros de lo que traen esta practica investigativa, estas visiones o estos conocimientos compartidos. De esta manera nos encontramos con una gestalt hecha de estructura y energía.

Todas las culturas ancestrales que nos han transmitido una aproximación sagrada hacia la vida saben que nuestra identidad, nuestro si mismo, ese yo despojado de ego, esta hecho de la integración inédita en nosotros de todo el acontecer colectivo. En ellas la vida y la muerte forman una unidad que resiste a dejarse matar por los finales, en ellas lo sagrado y lo profano, dioses y demonios forman parte del daimon de existir, bien y mal se vinculan en el mismo paquete como nos decía Kishnamurti. Accedían a estos conocimientos en sus días dedicados a la introspección y nutrían sus relaciones ritualizándolos y convirtiéndolos en un saber.

Todos nosotros tenemos huellas de esta información, lo que nos resulta novedoso son solo los caminos de activarla.

Debo confesar que me siento muy entusiasmada porque los gestaltistas nos enfrentamos finalmente a la tarea pendiente de darle un lugar a aquel pasado que tiene resonancia en el presente.... haciendo muestra existencia más enraizada y ayudándonos a recuperar nuestra realidad.

Es muy fácil ver en este momento el alejamiento del hombre de su propia realidad, muchas mas veces de lo que nos gustaría comenzamos a pensar que quizás hemos olvidado el camino de vuelta a casa.... los gestaltistas tenemos un modo de encarar esto y acortar la distancia entre el hombre tal como existe en el mundo y la realidad... entre el sueño del dormido y el sueño de autorrealización para despertar.

¿Y como hacemos esto? Renovando una vez y otra vez y otra vez la invitación a dejarnos comer por la existencia a dejándonos probar por la vida, soportando ser puestos a prueba.

¿Qué es una prueba?

En general tenemos la idea de que una prueba es el momento donde somos examinados y rendimos cuentas acerca de un saber. Aquí nos encontramos en un terreno diferente ya que no podemos rendir lo que no sabemos. En este territorio todo es desconocido. Aquí no se trata de una prueba a la manera de una mesa examinadora o una medición para ver nuestro ingenio o eficacia en la resolución de un enigma. Probar no es examinar. Probar simplemente es probar.
¿Y qué estamos probando? Una entrada a zonas desconocidas de nosotros mismos.
Esta es la diferencia entre el trabajo en la búsqueda de eficacia en el desarrollo de una técnica y el coraje con el que sintonizamos, como una cualidad del corazón, para dejarnos tomar por las fuerzas de la vida. Lo viejo del pasado, lo que no se deja morir, espera que no pasemos el examen, en contraste con esta comprensión las fuerzas de la vida nos impulsan a probar, no necesitan examinarnos. Estamos en la existencia y somos tomados por ella de modo autoevidente... para reconocer este hecho innegable, para hacer "la prueba" necesitamos de la fortaleza de la intención, la resistencia del corazón, la insistencia del intento. Para esto, las fuerzas de la vida que trabajan ininterrumpidamente, están preparando nuevas alianzas que, a su hora, emergerán como ayudas, con la precisión y la eficacia del agua cuando hierve a cien grados.

¿Y quiénes son los aliados?

Expresiones espirituales que representan diferentes manifestaciones de La Gran Madre, la que todo vigila, cuida, alimenta y goza al ver crecer.

¿Y cuándo surgen?

Cuando dejamos de pensar.

Los aliados no son otra cosa que la expresión de una apertura que sólo ocurre cuando logramos cansar y vaciar nuestra mente. En ese momento, personas, circunstancias y cualidades que permanecían inadvertidas, aparecen y nos apoyan para construir un terreno significativo en el que podamos realizar nuestra experiencia.

¿Y cómo dejamos de pensar?

Cuando nuestra mente se agota, entonces, simplemente se retira, pero primero hay que intentarlo plenamente con la razón, la cabeza tiene que estar agotada, sólo en esos momentos aparece una guía en forma de algo o alguien que nos ayuda a transformar lo complicado en simple, alguien o algo en que apoyarnos.

Como decía el poeta... los caminos son nuevos... los zapatos recién comprados pero la marcha la marcha es eterna y heredada.... podemos corear eternidad.... podemos sintonizar con la herencia humana dejándonos probar por la vida lo que nos dará fuerza y animo es una gestalt desbordante de energía en una estructura a la medida de nuestro limites... esa es nuestra grandeza.

Salam... Shalom...eyyya... que dios nos bendiga

Graciela Cohen