Artículos
25/10/2007
La fuerza del final o la ternura del adios

Todas las corrientes terapéuticas y cada una de las tradiciones en las que el trabajo de la conciencia en un sur o norte, sintonizan en la praxis con una consideración básica: rescatar los finales de la muerte. Orientan a su gente en el saber que quien incluye el final en la conciencia conoce algo especial para vivir. Por Graciela Cohen.

Blancpain Replica
Breguet Replica
Corum Replica
Longines Replica

Todas las corrientes terapéuticas y cada una de las tradiciones en las que el trabajo de la conciencia es un sur y un norte, sintonizan en su praxis con una consideración básica: rescatar los finales de la muerte. Orientan a su gente en el saber que quien incluye el final en la conciencia conoce algo especial para vivir.

Construyen su tramado con la noción de que para que se de un nuevo paso, lo anterior debe haberse disuelto, así lo posterior existe como nuevo.O sea que no se trata swiss breitling replica watches de un cambio sino de la incorporación y reincorporación en la conciencia de la fuerza del tiempo y sus poderosas cualidades.
De este modo el eterno retorno de un nuevo lugar se vitaliza, nos hace mas grandes, renueva nuestra sensibilidad y nos regala una plenitud de posibilidades.

Y así como que el blanco es blanco y el negro es negro, todos sabemos algo que es de todos y para cada uno: todo comienza, transcurre y se termina.
En una de sus letras, menos antigua que las enseñanzas budistas del dharma pero sintonizado indiscutiblemente con ellas Vox Dei, esa leyenda de la música argentina nos dice: "Tenemos que comprender que no es eterna la vida, el llanto en la risa allí termina "… y así es como es todo…. Y en lo que va de estas líneas nos toca ahora decir que el X Congreso Internacional de Gestalt finalmente termino, y lo hizo dejando una estela como dejan las murgas y lo hizo dejando una enseñanza como ellas también nos muestran: nos curamos de la locura de sentirnos solos y fuera de la vida cuando logramos despertar un sentimiento de pertenecer a la misma grupalidad.

Así como las murgas se constituyen como una comuna nómade con estilos locales y un diseño común que liga barrios, unifica banderas y balancea expresiones esenciales, así también nuestro Congreso mostró posiciones diferentes, estilos singulares y aproximaciones metodológicas particulares de un enfoque común.

Dejándonos otra vez en el Camino, realizado la tarea que a cada cual corresponda para renovar su visión y colocarnos juntos en una Gestalt de Punto Cero. Ya que no solo se trata de adoptar el enfoque como una práctica, sino que transformarlo en una actitud que requiere coraje, madurez y comprensión. Esa es la razón y el sentido para volver a juntarnos cada dos años.

Las murgas, ese fenómeno cultural que soportó todo tipo de desatinos sociales, nos da una clave: permanecer ... va permaneciendo cuando aparece en medio de la noche, transcurre y permanece, se va y permanece ... y así el presente toma cuerpo en nuestros cuerpos, el tiempo del reloj se vacía, el espacio se llena y el sentimiento ocurre. Pura alquimia en la fuerza comunitaria. ¿Y como se permanece?... pues perteneciendo.
En esta ocasión fui miembro de la Comisión científica donde, por casi dos años, trabajamos con mis compañeros, todos y cada uno con dedicación impecable hecha de esfuerzo interno y externo. Presente un trabajo en un Simposio que coordiné sobre Espiritualidad y Gestalt, al alcance de los interesados en la página web de Luz de Luna, llamado La plenitud del vacio y dedicada a un escultor vasco llamado Jorge Oteiza y como todos traté de contagiar aquí y allá entusiasmo por lo porvenir. Los trabajos presentados fueron interesantísimos y la comuna nómade que surgió nos mostró la vitalidad que nos envuelve.

Mi necesidad de participar se vio colmada, permanecí en la gestación del encuentro desde el comienzo hasta el final y renové mi convicción de que la pertenencia al Campo abierto del Enfoque Gestáltico contiene mi pasión, me llena de amigos con quienes sigo practicando la apertura del amor y el respeto, me ubica en la línea del tiempo al testimoniar el derrotero renovado de los mas grandes y me ayuda a confiar en los que van llegando.
A las murgas como a mi, no nos gustan los finales abruptos, siempre le tuve miedo a los suspensos, tampoco los gloriosos que me parecieron un poco sin final real, los confites que caen en las cabezas triunfantes de los leones los vi un poco excesivos ... a mi me gustan los que se pueden ver .... me llenan de la dulzura del adiós que contiene el agradecimiento como un regalo de la paciencia. Me gustan los finales que nos muestran las murgas, en ellas se ve también lo que termina. Los convierten en un principio, una espera llena de lo próximo. De ese modo ritual re-tienen lo esencial, lo dejan ver, los alargan vuelven a los mismos pasos mientras lentamente se alejan.

Cuando comencé a trabajar para la organización del congreso dentro mío tenia una sensación que me decía: "Salven a la Gestalt"… ahora después de los 700 compañeros en convivencia y por cuatro dias puedo decir, "Bendita sea", que la existencia y la sabiduría nos ayude a disfrutar del material recogido, las reflexiones aun frescas y ojala que Dios quiera que la gestalt nos salve ¡¡ella esta viva, activa y brillante!! En sus redefiniciones teóricas y en su silenciosa y profunda resignificación practica.

La dulzura del adiós nos ayuda a trascender la angustia, el miedo o la prisa con la que compulsivamente nos torturamos creyendo que el apurarnos a desestructurar es una clave para respondernos lo más rápido posible a ¿Qué voy a hacer ahora? ¿Cómo sigue?
Entonces ahora nos espera un nuevo diálogo entre paciencia y prisa, entre la pasividad, con su no-interacción, y el apuro, fuente de proyecciones.
Y así determinados por la unidad orgánica de la existencia, que contiene una danza interminable de realización, y abiertos a tanto vivido juntos cuando decimos adiós también como un susurro podremos decir un ¡Hola! ya que la despedida siempre, siempre, siempre contiene una bienvenida. Gracias a todos.

 

Graciela Cohen

Comentario:
Ha pasado mas de un mes en que escribí estas palabras, durante ese tiempo la Comisión científica de Agba, liderada por Myriam Guiter, con la compañía y el respaldo permanente de nuestra presidenta Marta Slemenson han programado una serie de encuentros mensuales para compartir lo ocurrido en las mesas del Congreso.
Supongo que en otro lugar de esta misma publicación encontraran el programa, si pueden no dejen de asistir, contiene la esencia de lo vivido, un montón de material y el deseo generoso de compartirlo. ¿Qué mas?
A mi me toco en septiembre compartir un viernes lo ocurrido en la mesa que coordine y también intercambiar desde una aproximación "espiritual" algo de lo ocurrido durante los dias del Congreso.
Algunas reflexiones o respuestas a preguntas, todas "cuestiones básicas" como le gustaba llamar a Laing a esos temas de siempre vistos desde otros puntos de vista, ya que preguntarnos acerca de lo mismo y escucharnos con otras palabras va configurando una "otra gestalt" que nos indica algo esencial: en el territorio de lo que llamamos desarrollo espiritual lo que parece blanco puede ser negro y lo que parece negro puede ser blanco, así matices, variedades y dimensiones comienzan a activarse. Todos seguimos renovando, liberándonos y profundizando nociones dentro de un enfoque que no deja de contenernos.
Woody Allen un vez dijo: "morir es como dormir pero sin levantarse a hacer pis", y nosotros aquí seguimos levantándonos a veces poco dormidos, e indudablemente vivos.

Graciela Cohen
Desde los altos de Luz de Luna
Buenos Aires
Argentina